Las gafas de realidad virtual pueden ser dañinas


Los expertos en tecnología pronostican que este 2016 será el año de la realidad virtual, sin embargo, esto puede tener riesgos para la visión.

Los dispositivos de realidad virtual consisten en unas gafas especiales provistas de pantallas que crean una experiencia en 3D. Se está usando mucho para los videojuegos, ya que crean una experiencia muy inmersiva y realista.

Mark Zuckerberg Mobile World Congress VR heatsets presentation

Mark Zuckerberg en el Mobile World Congress 2016

En el World Mobile Congress ha quedado patente la fuerte apuesta del sector por los dispositivos de realidad virtual y realidad aumentada. Se han presentado todo tipo de aparatos nuevos, con diferentes resoluciones y calidades.

Este tipo de accesorios pueden tener una gran resolución y campo de visión (los más caros), pero también se puede usar un móvil como pantalla. Incluso Google te enseña a crear tu propio visor usando tu móvil y cartón.

Efectos negativos sobre la visión

Obviamente, usar una pantalla a tan corta distancia tiene efectos sobre nuestra visión:

Fatiga visual

Mirar fijamente una pantalla, ya sea un móvil, una tablet o un monitor, provoca tensión ocular y sequedad. Si se mantiene durante largos periodos de tiempo, puede provocar daños permanentes.

Los ojos deben mantener el enfoque sobre una pantalla pixelada que usa solo una lente refractiva y que no gestiona correctamente los problemas derivados de una visión a muy corta distancia.

Los principales síntomas son cansancio, sequedad en los ojos, picor, parpadeo constante. En algunos casos, la visión incluso se vuelve borrosa, tanto de lejos como de cerca. Si un dispositivo de realidad virtual se vuelve incómodo a los pocos minutos de empezar a usarlo, es una señal de que está provocando fatiga visual.

Google Cardboard VR example

Miopía, sobre todo para los jóvenes

La miopía, es decir, ver bien de cerca y mal de lejos, suele empeorarse cuando se usan pantallas durante largo tiempo. Lo habitual es que aparezca la miopía, o se empeore bastante en las personas que ya la padecían.

Esto es especialmente grave para los niños y adolescentes, ya que los ojos aún se están formando. Cuando los ojos de los jóvenes son sometidos a este esfuerzo, es muy habitual que desarrollen miopía rápidamente y además con muchas dioptrías.

Sin embargo, además de lentes correctoras, la solución estaría en limitar el tiempo de uso de las pantallas. Según una investigación de la Universidad de Cambridge, por cada hora a la semana que un niño pasa al aire libre, se reduce en un 2% el riesgo de padecer miopía.

Insomnio

Según un estudio de varias universidades noruegas, mirar una pantalla estando a oscuras provoca insomnio crónico. Las pantallas LCD y LED emiten luz azul que evitan que el cuerpo genere melatonina. Esta hormona es la que inicia el proceso de preparación para el sueño y el descanso.

Al estar enfocando directamente a una fuente de luz, estamos recibiendo estímulos que nuestro cerebro interpreta como “aún es de día, no es hora de dormir”.

Looking through VR headset

Qué hacer para evitar estos problemas

  • Controlar el tiempo de uso de estos dispositivos, sobre todo en el caso de los niños, para evitar su uso durante muchas horas.
  • Usar pantallas de alta resolución. En este caso, los dispositivos de grandes prestaciones pueden marcar la diferencia. Los aparatos con pantallas de mayor resolución, mejor calidad de color, nitidez, contraste y amplitud del campo visual, imitan mejor la realidad y, por tanto, los ojos no tienen que esforzarse tanto.
  • Alejar las pantallas. En los casos en los que no se use un dispositivo especialmente diseñado para ponerse en la cabeza, es recomendable alejar la pantalla de los ojos al menos en una distancia igual al antebrazo.
  • Mantener una buena iluminación ambiental: Si no se está usando unas gafas de realidad virtual, sino una pantalla normal, conviene tener algo de iluminación ambiental en lugar de total oscuridad, y también reducir el brillo de la pantalla. Así se evita forzar la vista. Además, siempre es preferible tener luz natural, aunque evitando reflejos directos.
  • Parpadear habitualmente, para mantener la córnea bien hidratada y evitar las molestias que provoca el síndrome del ojo seco. También se pueden usar colirios.
  • Usar lentes de contacto con permeabilidad alta y alto contenido en agua. Este tipo de lentillas permite un mayor intercambio de gases entre el ojo y el aire, por tanto los ojos pueden “respirar” mejor.
  • Utilizar gafas con filtro antirreflejante y gafas especiales que filtran la luz azul de las pantallas.

Este tipo de avances tecnológicos son muy emocionantes y tienen múltiples aplicaciones. Sin embargo, no debemos olvidar que nuestra visión no evoluciona tan rápido como la tecnología y debemos estar atentos a las consecuencias que tiene ésta para nuestra salud visual.

Related posts: